Pesto de Rúcula

  • Pesto con Nueces

  • Pesto de Rúcula

  • Pesto con Tomate

  • Pesto de Pistacho

  • Pesto de Espinacas


  • "Pesto de Rúcula"

    Pesto de Rúcula



    El pesto de rúcula es otra de las variantes del pesto tradicional que más se emplean para acompañar platos de pasta o de carne. Si te gusta el pesto tradicional te animamos a que pruebes esta receta que te mostramos aquí.

    Ingredientes:

    - 75 gramos de rúcula
    - 100 gramos de almendras
    - 200 ml de aceite de oliva virgen
    - 60 gramos de queso tipo Parmesano
    - 60 gramos de queso tipo Pecorino
    - Un par de dientes de ajo
    - Sal




    Preparación:

    Para elaborar este pesto de rúcula vamos a emplear rúcula en lugar de albahaca y almendras en lugar de piñones. Lo ideal es que las almendras que empleemos sean crudas con piel, aunque también se pueden emplear almendras peladas, pero deben ser siempre sin sal. Para picar las almendras podemos utilizar una picadora para facilitarnos la tarea, ya que queremos que queden picadas en trozos muy pequeños.

    A continuación vamos a lavar bien la rúcula, que es una verdura de hoja que se suele emplear en ensaladas, en pizzas o en platos de pasta, y que es muy rica en hierro y vitamina C. Cuando la hayamos escurrido, la vamos añadir a un mortero con un poco de sal y la vamos a triturar lo mejor posible, con paciencia. Añadimos también los dos dientes de ajo pelados y troceados, para machacarlos junto a la rúcula y que nos quede todo bien mezclado.

    Añadimos las almendras que habíamos picado antes, removemos bien todos los ingredientes y acabamos de machacarlos del todo bien mezcladitos. Vertemos el aceite de oliva virgen a la mezcla, y con una cucharilla removemos bien hasta que tengamos una salsa más bien densa y con textura homogénea, donde tengamos ya todos los ingredientes bien integrados. Si quieres que te quede la salsa más fina y bien mezclada, puedes pasarla a un vaso de batidora para batirla unos segundos, así vas a conseguir un pesto más fino.


    La salsa resultante la dejaremos reposar en la nevera durante unas horas, a menos que la necesites utilizar ya, así los sabores se mezclarán mejor y se potenciará el sabor de la salsa. A la hora de servir ya nuestro pesto de rúcula, vamos a agregarle los dos tipos de quesos rallados, los mezclamos bien para formar una salsa cremosa y bien mezclada, a la cual podemos agregar un poco de agua si la queremos hacer menos densa y un poco más líquida, según el plato con el que vayamos a servirla, hazlo siempre como más te guste. Y a disfrutar de este sabroso pesto de rúcula.